Me merezco la vida de Laura Aponte

Compartimos con ustedes algunos poemas de Laura

Me merezco la vida
ahora que estuve a punto de perderla
y no tuve miedo
-la muerte-
por pretender hacerla mi amiga,
por cuestionarla,
por aceptar carcajadas en los momentos más difíciles
y sufrir (llena de egoísmo) el dolor ajeno;
me gané la existencia
alterando el significado de lo natural,
ofreciendo magia a quien no la acepta
o no puede ni quiere merecerla,
entendiendo los juegos de luz
(descubriéndome en ellos),
proyectándonos en cada paso
porque tengo entre los brazos
a lo mejor del mundo atrapado con las ganas de llorar;
me gano la suerte.
Tengo que llamar a mis amigos
(que no conocen lo íntimo)
y darles la noticia
de que me aferro a su espíritu
para hacerlo mío.
————————————————-

¿Qué hace el tiempo con los
amigos que se mete en el
bolsillo?

¿Dónde arroja el cadáver
de su memoria?

Dejo que se pudran tiernamente
y recibo esporádicos balazos
de nostalgia.

Me gustaría decirles adiós
con la mano,
pero me resigno al imprevisto.

Ya sé que estoy sola
sólo que a veces lo olvido.

—————————————————–

¿Por qué posponer el último día?
¿Por qué dejarme sepultar por el miedo?
¿Por qué asumir la posición de
la víctima que fui?
¿Por qué agazaparme ante la
posibilidad de ser responsable
de mi destino?
¿Porqué arrastrarme hacia
el pasado?
¿Por qué ahogarme cuando ya estaba
en la superficie?
¿Cómo puedo temerle a mi propia
fuerza?
¿Por qué perpetuarme en
mi engaño una vez conocí la verdad?
¿Por qué huir de lo inevitable?
¿Acaso no supe que no podría
ya vivir de otra manera?

19/3/96

—————————————————————–

Me cobijo de tu rabia
y aprieto los ojos,
pero puedo dejar de verlo todo.
Sufro el abandono;
planifico una tardía despedida
–yo quise arrastrarlos conmigo
o dejarme arrastrar por ellos–
(necesito una mano que retener
que no es la tuya).
Te quiero, los quiero muchísimo,
pero he decidido atender
mi única voz
“ya no hay vuelta atrás”
tendría que sonreír…

20/3/96

——————————————————————-

Los viejos amigos regresan
borrando su ausencia con un abrazo
de un sólo golpe recibo sus voces,
sus olores
(las cosas que no recordaba)
y tropezamos con preguntas de hace tiempo
o de otros días
porque en el ahora estamos perdidos
buscando a tientas
algo que decir
sin nada que perdonar
ni compromisos verdaderos
(nadie va a llamar por teléfono).
Después de la tragedia
posponemos el encuentro
para otro día…

15/4/96

Mi último amanecer

Queda tanto por vivir en esta vida,
queda tanto por cantar en esta tierra,
que me duele,
que me llora,
que me mates,
sin yo ver,
lo que me queda, mi amanecer.

Queda tanto por llorar en esta alma,
queda tanta tierra hermosa sin pisar,
que me duele,
que me llora,
que me lleves,
que me quites mi cantar.

Queda tanto por besar en estos labios,
quedan tantas flores bellas sin yo ver,
quedan noches sin estrellas
quedan lunas, las más bellas,
quedan ríos, quedan dunas
y yo todavía sin ver,
lo que me queda, mi amanecer

1994

Nada de lo que hagas va a destruirme,
porque conozco el sentimiento de lucha
que nace desde los pueblos,
el fuerte,
el verdadero.
No puedes acabarnos
porque la historia es inmortal,
el crecimiento relativo a la experiencia
y nos sobra el valor
que tiene el que se levanta del suelo
tras haber sido empujado por un estúpido retazo de viento:
listo para luchar contra lo invisible,
listo para llorar por todo este tiempo perdido,
para retirarse más sabio,
invencible.

c/ 1995-1997

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s