El Bosque de los Siemprevivos

El bosque, es un hermoso y sensible proyecto todavía en desarrollo. Es resultado de la unión de ideas, voluntades, esfuerzos y compromisos entre ALAPÁS y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico. Es un bosque en el que las madres y padres siembran árboles en memoria de su(s) hijo(a)(s) fallecido(a(s) por causas violentas u otras. Es un espacio para el encuentro en otra dimensión.

El propósito del proyecto del Bosque de los Siemprevivas es brindar a las familias una opción novedosa para el manejo del duelo a la par que se aporta al desarrollo de un medio ambiente saludable que propicie la paz. Por eso, el Bosque pretende ayudar de los siguientes modos:

  • Terapéutico: La siembra de un árbol es una manera sencilla y hermosa de perpetuar la memoria de un ser querido. El proceso de sembrarlo, verlo crecer, cuidarlo, abonarlo, observarlo y abrazarlo es un proceso terapéutico alternativo. Este Bosque brinda un espacio para la reflexión, el consuelo y la sanación.
  • Educativo: La siembra e identificación de estos árboles brinda a la ciudadanía la oportunidad de conocer las especies nativas de árboles allí sembradas y observarlas durante su proceso de desarrollo. Se puede observar también la formación de flores, el proceso de polinización y la relación de los árboles con otras especies. Presenta la oportunidad, además, de aprender técnicas de siembra y cuidado de flores.
  • Social respecto a la criminalidad: El Bosque de los Siemprevivos constituye un símbolo vivo de los jóvenes fallecidos, muchos por causas violenta. Representa rescatar a nuestros jóvenes de las estadísticas policiacas.
  • Ecológico: Es un vehículo de enseñanza para cultivar valores entre nuestros jóvenes, tales como el derecho a la vida, el respeto y recordación de los seres ausentes, la expresión de vida en distintas formas, el cuidado y respeto a la naturaleza y la necesidad de reforestar.
  • Ornamental: Es un espacio al aire libre propicio para el esparcimiento, la reflexión y el recogimiento espiritual.
    Al presente, hay aproximadamente 300 árboles sembrados en este bosque, mayormente de la especie roble nativo.
Advertisements